En el mundo actual las redes sociales son el medio de comunicación masiva más utilizado a nivel personal y profesional. En el ámbito médico y científico existe una amplia opción para poder interactuar con hombres y mujeres de ciencia de todo el mundo con un simple “siguiendo” o un “retweet”. Esta posibilidad es impresionante ya que acerca información e interacción que pueden ser de mucha utilidad o interés, sin embargo, no siempre una opinión puede ser lo más conveniente a la hora de informarnos, o más precisamente, una opinión no es una buena forma de estar bien informado. El contenido de la opinión dependerá mucho del juicio y del conocimiento de la persona que la emite, y justamente de eso es de lo que trata este escrito.

En 2014 la celebridad estadounidense Kim Kardashian publicó en su cuenta de Twitter opiniones sobre el conflicto bélico en Siria a sus más de 57 millones de seguidores (1), situación que fue señalada por contener información no genuina, que quizá pudo mal informar a una gran cantidad de personas (2). Esta publicación, aunada al hecho de que la celebridad mencionada es “famosa por ser famosa” y no por algún destacado logro en el ámbito artístico, académico, deportivo o de cualquier otra índole, llevaron al investigador en genómica Neil Hall, de la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, a  afrontar con preocupación la situación de que en la comunidad científica pudiera estar ocurriendo algo similar (3), la posibilidad de encontrarse con académicos que son “renombrados por tener mucho renombre” y no por su literatura publicada o por su aportación científica. En la era de las redes sociales en la que se vive, hay personas que tienen blogs científicos y que son vistos como líderes en su campo simplemente por su notoriedad pero que en realidad no han publicado artículos de relevancia. Aunque el hecho de tener un alto perfil en redes sociales no conlleva en sí nada malo, la propuesta de éste índice sólo busca una forma de medir si la fama del científico  es acorde a su producción y si no existe una sobrevaloración  de su perfil.

El autor tomó el número de seguidores de Twitter como una medida de “celebridad”, mientras que el número de citas se tomó como una medida de “valor científico” y se analizaron a  40 científicos seleccionados de forma aleatoria, graficando sus resultados:

 

 

Se realizo entonces el índice Kardashian (índice-K) de la siguiente fórmula:

 

 

En donde al obtener un índice-K con un resultado mayor de 5 es propuesto como un “Kardashian de la ciencia”.

Aunque el mismo autor discute sobre el hecho de tomar el número de citas como medida de calidad de producción científica y se generó además discusión sobre este hecho en distintos foros (4), las conclusiones llaman la atención y generan una actitud reflexiva sobre el valor que damos a la información recibida y sobre cuál es el punto de comparación  al momento aceptar o no las opiniones que nos encontramos en redes sociales.

El ejercicio de estar mejor informados y de realizar una crítica al evaluar lo que leemos a lo largo de nuestra formación, es de vital trascendencia en nuestra práctica y el índice-K es sólo un ejemplo de la manera en se puede abordar la sobrevaloración de un comentario, un perfil, un curriculum vitae, etc. Una vez más el juicio y el hecho de estar informados generan el equilibrio para adoptar un buen criterio.

 

Bibliografía:

  1. Kim Kardashian West (@KimKardashian) Twitter. [Visitado el 10 de diciembre 2017]. Disponible en: https://twitter.com/kimkardashian/status/450406819265916930?lang=es
  2. Tomchak, A.M. (03 de abril del 2014). Why Kim Kardashian is tweeting about Syria # BBC News. Disponible en: http://www.bbc.com/news/av/magazine-26855276/bbctrending-why-kim-kardashian-is-tweeting-about-syria-savekasseb
  3. Hall, N. (2014) The Kardashian index: a measure of discrpant social media profile for scientist. Genome Biology, 15(7). http://dx.doi.org/10.1186/s13059-014-0424-0
  4. Citation are not a measure of quality. (2014). Opinomics. [Visitado el 10 de diciembre 2017]. https://web.archive.org/web/20140819090745/http://biomickwatson.wordpress.com/2014/07/30/citations-are-not-a-measure-of-quality/